En época de crisis….

Es tiempo de vacas flacas!

Es tiempo de vacas flacas.

Interesante artículo que he encontrado en Pubmed de “Charette S.J. et al.” Grupo de investigación biológica de la universidad de Laval (Quebec-Canadá). Donde han realizado el primer estudio que sugiere que las secuencias móviles IS están involucradas en el reordenamiento plasmídico de ciertas cepas de A.salmonicida. Pero vayamos por partes. Aeromonas salmonicida, nombre bien escogido para una bacteria Gram negativa que infecta peces, en especial, a salmones, causándoles septicemia y necrosis. Esta bacteria contiene diferentes plásmidos; uno de ellos es el pAsa5 que le proporciona toda la “maquinaria” relativa al sistema de secreción de tipo III (TTSS), lo que le conlleva a aumentar su virulencia. Este plásmido es rico en secuencias “IS” derivadas del transposón compuesto Tn4001. Se ha observado que en condiciones de crecimiento de estrés, dicha bacteria pierde el sistema TTSS.

Esto se debe a la reordenación del material genético mediante recombinación homologa de los sitios IS del plásmido en cuestión, generando 2 perfiles de escisión diferentes dependiendo de los IS involucrados en esa recombinación. Uno donde se pierde sólo el TTSS y otro donde se pierde el TTSS más una región contigua de 40Kb “upstream”. Mas allá, de éste hallazgo científico , quiero hacer hincapié en un hecho. Observamos que ante condiciones estresantes como puede ser, el crecimiento de la bacteria a 25ºC-18ºC, se desencadena este proceso.

Es sabido que las bacterias en condiciones estresantes tienen que cambiar sus enzimas y adaptar-se al nuevo cambio para seguir viviendo. Es esta pérdida una adaptación para sobrevivir? Acaso es una estrategia desde el punto de vista evolutivo? Se podría pensar que es un mecanismo para remontar esta situación de estrés a cambio de perder poder de virulencia?.

Antes de perecer en esas condiciones, mejor perder “armas de combate”; y es que en época de crisis es mejor prescindir de “lo prescindible” para sobrevivir. Hay que apretarse el cinturón!

Podeis leer el “review” entero en:

PLoS ONE 7(3): e33725. doi:10.1371/journal.pone.0033725

Anuncios